¿Es la depresión un trastorno cerebral o genético?

Este post breve es para comentar 2 articulos recientes que han sido publicados y que ponen fuertemente en duda lo que creemos saber sobre la biología de la depresión.

El 6 de marzo de marzo del 2019, John Ioannidis, el mismo autor que en el 2005 declaró que la mayoría de lo resultados en las investigaciones publicadas serían falsas, ahora arremete con articulo titulado: Therapy and prevention for mental health: What if mental diseases are mostly not brain disorders? Por ahora, he solo podido revisar el abstract y discusiones en blogs especializados sobre el articulo, ya que es pagado y Sci-hub no me ha funcionado para acceder a este.  Sin embargo, importante a considerar para volver a abrir el debate de un polémica de larga data pero que gran parte de la comunidad cientifica y profesionales de salud mental parece seguir funcionando como si fuera un paradigma establecido realmente sobre un cumulo de evidencia importante.

Dos dias despues, aparece publicado el 8 de marzo por Border, et al.  un analisis de estudios con muestras que van de 62.138 ta 443.264 casos, y no se encuentra evidencia consistente para apoyar la hipotesis de bases geneticas que estarían implicadas en la depresión, por lo que lo resultados encontrados en la literatura serían probablemente falsos positivos.  Por ejemplo, lo autores señalan que los hallazgos encontrados con muestras pequeñas no son replicados con muestras grandes. Por el contrario, factores ambientales como trauma en la infancia fueron asociados consistentemente con un mayor riesgo a depresión.

Ambas publicaciones hacen un llamado explicito a explorar factores con más evidencia que podrían ayudarnos en la intervención. Y aquí me tomo de las palabras de Eiko Fried en su blog discutiendo sobre el tema, que es realmente frustrante pensar que en las ultimas 3 decadas no hemos avanzado en el tratamiento de este trastorno. Lo que me recuerda a un paper de Patten, et al del 2015, que revisa que entre el 1994 y el 2014 no han cambiado prevalencia de depresión en la población canadiense (sí, Canada, uno de los paises con mejor sistema de salud y bienestar), pese al aumento de cobertura y disponibilidad de tratamiento. Algo se está haciendo mal, algo estamos haciendo mal.

En ningun caso me estoy poniendo ni incito una postura negacionista a la biología. Es muy dificil sostener que el cerebro no tiene un rol esencial en el comportamiento de los sere humanos, ni que este tiene genes asociados a su desarrollo y funcionamiento. Sin embargo, hay que ser claros en señalar que el escaso conocimiento que tenemos sobre el cerebro y la gran diversidad que tiene la depresión en sus maneras de aparecer en los pacientes y en las maneras de ser evaluadas por distintos instrumentos y estrategias metodologicas, así como otras interrogantes sobre su conceptualización nos deja más que nunca clara de seguir investigando en este tema, el cual quizas, fuerze a la psicología, a tropiezos y a cabezasos en convertirse en una ciencia más o menos integrada y no con diversos programas de investigación que corren en universos paralelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s